Cuan diferente se me antoja considerar que las cosas de este mundo sólo nos distraen cubriendo con un velo el conocimiento verdadero, de entender que no contemplamos sino el despliegue de las maravillas del Principio que se prodiga para Sí, a través de nuestros ojos, en la abrumadora belleza de todo lo que existe.

Anuncios