El álbum “In Rainbows” de la banda de rock Radiohead es -ahora puedo decirlo-, un disco mágico. Y para quien quiera descubrirlo y vivenciarlo dejo aquí una de mis impresiones y puede que una de las claves de sus maravillas: su música hace eco en ti, en un espacio interior que la reverberación desvela.

Kafka escribió:

“Todo hombre lleva dentro una habitación. Se puede comprobar este hecho incluso acústicamente. Cuando alguien anda a paso ligero y se escucha con atención, de noche tal vez, cuando todo está en silencio, se oye por ejemplo el tintineo de un espejo mal afianzado en la pared.”

La atmósfera y la profundidad -a veces abisal- de algunas de sus canciones pueden llevarte hasta las puertas de ese lugar interior que, por qué no, comienza en una habitación. Pero pronto se intuye que el espacio tras los muros prosigue y prosigue; y el sonido, convertido en una especie de psicopompo, invita a adentrarse y explorar, tal vez perderse o incluso -si supiéramos no mirar atrás-, traer de vuelta a nuestra Eurídice.

La música transporta el rumor de esa primera estancia. No está demasiado oculta pues puede percibirse con el oído que nos lleva hasta el mar cuando escuchamos una caracola. Después queda para aquel que lo desee lo más difícil: tratar de encontrar la puerta que se abre al fondo y el valor para adentrarse más allá de ella.

.

Aquí os dejo una versión en vivo de “Nude”.

Espero que la disfrutéis.

Anuncios