abraxas

Una de los objetivos de este blog es rescatar aquellas pequeñas manifestaciones artísticas, soportes simbólicos comúnmente soslayados, que nos abstraen por un momento de la corriente alienante, consumista e inhumana dominante, desde hace ya varios años, en la sociedad moderna; elevándonos suavemente, hacia un estadío en el que podemos entrever aquella sacralidad olvidada siempre presente en todo lo que nos rodea, opacada por la visión profana o profanadora del mundo, de este mundo que sólo recobra su sentido cuando estamos dispuestos a contemplar el destello regenerador de sus símbolos.
La prolífica banda sueca Therion, dueña de un estilo difícil de encasillar con las típicas etiquetas que tanto abundan entre los subgéneros del metal, comenzó su andanza a principios de los 90, ejecutando un death metal duro, denso, de una oscuridad abrumadora, pero sin demasiadas pretensiones. Sin embargo,  disco tras disco, Christofer Johnsson, el cerebro detrás de la bestia, logró consolidar un experimento musical sin precedentes, incorporando arreglos melódicos cada vez más complejos, letras maduras y harto profundas, algunas provenientes de la mano de su amigo y asiduo colaborador Thomas Karlsson. Los coros ostentosos y las voces líricas tomaron una presencia cada vez más preponderante, hasta implantar un nuevo paradigma en la escena musical europea, siendo considerados sino como pioneros, al menos como los principales exponentes del metal sinfónico (aunque en realidad, sea mucho más que eso).
Desde la crudeza sombría de sus primeros discos, hasta la sublimación musical que asciende como volutas de humo hacia lo alto del firmamento, con álbumes fantásticos como Vovin, Lemuria, Sirius B o su impresionante último trabajo, Gothic Kabbalah, como si de una obra alquímica se tratase, si se me permite tal comparación, los suecos nos invitan a sumergirnos en lo más profundo de nuestras almas mientras nos dejamos arrastrar por un camino sempirterno, intemporal, signado por la misteriosa armonía de sus composiciones.
Les dejo esta canción llamada Abraxas, que forma parte del interesantísimo disco Lemuria, editado en el 2004

Abraxas
[Lyrics by Thomas Karlsson]
[Music by Christofer Johnsson]

Eros and Thanatos are brances on the same old tree
Rooted in the soil of shadow and light
If God was seperated from the dark twin, the Devil
Could he ever know the soul of mankind?

We want a new god called Abraxas!

Enter the Pleroma and see that nothingless is all
And you must destroy a world to be born
Alpha and Omega are the beginning and the end
United in the shape of Abraxas

Darkness and the light
Sermones ad Mortous, empty fullness
Abraxas, your words is a riddle to be solved

You bear the mark of Cain
And you are fighting like a bird
(To) free you from the egg, the egg is all the world
The Sermon to the Dead
A gospel to another life
Hear the words of Cain, the sinner and the saint
The grave is a flower
And you are dying to be born
Baptized by fire and you will slough your skin
The sign of Abraxas
The circle of the solar year
Deep in the winter you’ll see the sun be born

Anuncios