La Primavera es la estación del Paraíso,

dijo el Sufí,

y tú señalabas, Vigilante, su entrada.

Maleza y metal

en verdes y dorados,

verdes y dorados

y esencia de azahar.

La verja se abre,

¿puedes creerlo?

Esa puerta estaba allí para ti.

Ahora ya no puedes verla

… ¿o sí?

Anuncios