Dejo aquí un fragmento de Burnt Norton,  el primero de los cuatro cuartetos de la célebre obra de T. S. Eliot:

.

“En el punto inmóvil del mundo que gira.

Ni carne ni ausencia de carne; ni desde ni hacia;

En el punto inmóvil: allí está la danza,

Y no la detención ni el movimiento.

Y no llamen fijeza

Al sitio donde se unen pasado y futuro.

Ni ida ni vuelta, ni ascenso ni descenso.

De no ser por el punto, el punto inmóvil,

No habría danza, y sólo existe danza.

Sólo puedo decir: allí estuvimos,

No puedo decir dónde; tampoco cuánto tiempo,

Porque sería situarlo en el tiempo.

Librarse interiormente del deseo material,

Descargarse de la acción y el sufrimiento,

De la compulsión externa e interna, rodeada sin embargo

Por una gracia de sentido,

Una luz blanca inmóvil que se mueve,

Erhebung* sin movimiento, concentración sin eliminación,

Un nuevo mundo y el viejo que se hacen explícitos, se aclaran

En la consumación de su éxtasis parcial,

La resolución de su parcial horror.

Pero el encadenamiento de pasado y futuro,

Tejidos en la debilidad del cuerpo cambiante,

Ampara al género humano del cielo y la condenación

Que la carne no puede soportar.

El tiempo pasado y el tiempo futuro

Sólo permiten mínima conciencia.

Ser consciente significa no estar en el tiempo,

Pero sólo en el tiempo puede el momento en el jardín de rosas,

El momento en la pérgola bajo el azote de la lluvia,

El momento en que desciende el humo sobre la iglesia atravesada por corrientes de aire,

Ser recordados, envueltos en el pasado y el futuro.

Sólo con tiempo se conquista el tiempo.”

T. S. Eliot, Cuatro Cuartetos

.

*Erhtbung: elevación, éxtasis.

Anuncios