Has perdido tu vida, decían mirando mis manos vacías

y nadie oía

al Dios que cantaba en mi corazón.

 

 

 Louis Cattiaux

 

 

Anuncios