You are currently browsing the monthly archive for marzo 2009.

Busqué, entre el carbón y los guijarros,
diamantes y esmeraldas,
zafiros y rubíes,
hasta que la noche con su manto me cubrió.
La ubicua melodía de mis sueños
volvió a resonar
y la silueta indefinida de ese cuerpo nebuloso
tendió nuevamente sus brazos.
Quise ver su rostro,
pero el resplandor acabó por cegarme.
Quise abrazarla,
pero se escabulló, airosa,
como el humo que escapó por la ventana.
¿qué tan lejos se ha ido?
En verdad, nunca se fue.
Sigue aquí, esperando, lo sé.

Anuncios

“¡Cuán grande es la plenitud de tu dulzura, que has reservado para los que te temen! Es el tesoro inexplicable de la alegría más dichosa. Gustar tu misma dulzura es aprehender en su propio principio, con un contacto experimental, la suavidad de todas las cosas delectables; es alcanzar en tu sabiduría la razón de todas las cosas deseables. En efecto, ver la razón absoluta, que es la razón de todas las cosas, no es otra cosa que gustarte mentalmente a tí, Dios, que eres la misma suavidad del ser, de la vida y del intelecto. ¿Qué otra cosa es, Señor, tu ver, cuando me miras con ojos de piedad, sino que tú eres visto por mí? Viéndome, tú que eres Dios escondido, me concedes que tú seas visto por mí. Nadie puede verte sino en cuanto tú le concedes que seas visto. Y verte no es otra cosa que que tú ves al que te ve.”

(Nicolás de Cusa, La Visión de Dios, Ed. EUNSA, 5ta edición. Traducción e introducción de Ángel Luis González)

La Primavera es la estación del Paraíso,

dijo el Sufí,

y tú señalabas, Vigilante, su entrada.

Maleza y metal

en verdes y dorados,

verdes y dorados

y esencia de azahar.

La verja se abre,

¿puedes creerlo?

Esa puerta estaba allí para ti.

Ahora ya no puedes verla

… ¿o sí?

Busca la llave de oro; con ella abrirás la verja del jardín del misterio, la que se encuentra oculta tras la espinosa rosaleda; tendrás que adentrarte en la oscuridad, mas no temas; allí encontrarás un quiosco sobre un montículo rodeado de estatuas de ángeles, musas y dioses, y en su centro verás que un pedestal sostiene una lámpara. Entonces sabrás que la luz de su fuego es la que buscas, pues hará que sobre el espejo se refleje lo invisible y que los símbolos, acallados por el sopor del olvido, te susurren al oído su verdad.

Comentarios recientes

Benjamín Suárez en Mysterion
rafael mazzini en La experiencia visionaria de R…
W.S. en Mysterion
Jan en Mysterion
Miserere mei Domine en Mysterion

Categorías